sábado, 3 de febrero de 2018

EXPERIENCIA DE MISIÓN EN SAN LORENZO

Una de las laicas de La Compañía Misionera, Delia Door, ha pasado un par de semanas en una de nuestras comunidades, en San Lorenzo (Datem del Marañón) y nos comparte lo vivido.


"Partí desde Tarapoto en avioneta a San Lorenzo el día 4 de octubre de 2017. Tenía un poco de miedo, pero me puse en las manos del Señor, ya que era la primera vez que volaba en avioneta en un trecho tan largo. A medio camino nos cogió una tormenta leve, gracias a Dios que tuvimos un piloto muy experimentado. El viaje en la avioneta fue fantástico, ver el esplendor de toda la selva. Ver desde las alturas al Rio Marañon.  ¡Que maravilla!

                                    

Casa de las hermanas en San Lorenzo


Fui recibida por la Hna. Sylvia que en motocar me llevó a la casa donde me esperaba la Hna. Angelica, que es toda ternura.  La Hna. Sylvia me enseñó mi habitación e hicimos un recorrido por toda la casa. Es una casa rústica, llena del amor de Dios.  Me dio los horarios.  A las 7:00 a.m. era la oración en la Capilla, luego el desayuno y después a nuestros quehaceres, como lavar la vajilla, lavar nuestra ropa, arreglar nuestro dormitorio, dar una vuelta por el pueblo e ir al mercado.  En la tarde fuimos a Misa donde me presentaron al Párroco, el Padre Martín y a los misioneros polacos. Allí conocí a San Lorenzo, un Santo que fue quemado en una parrilla.
Parroquia de San Lorenzo
Nuestra Capilla
                      
                    



En una oportunidad tuvimos la Eucaristía en nuestra Capilla, con el Párroco que era el celebrante y también estuvieron los misioneros polacos y el compartir del Evangelio fue muy enriquecedor para cada un@ de nosotr@s.

El dia 6 de octubre fue un día muy especial para mi, ya que mi Papá cumplía 11 años de fallecido y lo recordé en la oración de la mañana junto con las Hermanas y luego el Padre Martín celebró la Misa por mi Papá en la Parroquia. 

Ese mismo día conocí a Margarita Cárdenas, laica de la Compañía, que es de la etnia Shawi.  Un joven muy entregada a su misión.

También visité el Museo de San Lorenzo que fue iniciativa de la Hna. Maria Dolores, donde se puede apreciar todo lo que  ella recopiló a través de los años sobre los mitos, ritos y leyendas de la cultura Shawi.
Museo de San Lorenzo  
             
                                                Cultura Shawi


Cuando no íbamos a visitar los pueblos La Unión y Carabanchel, a las 6:30 p.m. partíamos para la Parroquia para rezar el Rosario y escuchar la Santa Misa.  El Párroco es un sacerdote muy entregado, sencillo y lleno del amor de Dios, me encantaban sus homilías. Los días martes íbamos al Pueblo de La Unión donde se celebraba la Eucaristía a las 6:00 p.m. pero llegábamos antes para visitar a las familias de ese pueblo donde carecen de todo menos del amor a Dios.  Era un lugar muy pobre pero cuando entrabamos a las casas y conversábamos con las familias se llenaban de alegría al vernos y compartíamos la palabra de Dios, luego nos reuníamos en la Capilla donde el Padre Martín celebraba la Santa Misa y era maravilloso escuchar con que sencillez les explicaba a la gente el Evangelio y después de la Misa la Hna. Sylvia daba a algunas familias la catequesis. Los días miércoles nos tocaba el pueblo de Carabanchel donde las misioneras polacas daban la catequesis a los niños de ese lugar y la Hna. Angelica daba catequesis a una joven que se esta preparando para el matrimonio y después se celebraba la Eucaristía. Los días jueves me tocaba dar la catequesis de preparación al Bautismo a Janeth Guzman, una jovencita de 17 años, que vivía con sus tíos en Carabanchel. Un domingo visitamos la tumba donde se encuentra la Hna. Maria Luisa.

Dando Catequesis Hna. Sylvia 
                       



En Carabanchel con la Hna. Angelica y Janeth


                                   

También visité el Internado y el Colegio Interetnico.  En  el colegio están criando tortugas es un Programa de una universidad. Han hecho una piscina de arena donde han enterrado 500 huevos de tortugas y ver nacer a las tortugas es toda una experiencia.



Nacimiento de Tortugas
                                             
                                                               
En varias ocasiones tuvimos visitas como Charo que es amiga de la Compañía, el Padre Profetano, Rector del Seminario de Yurimaguas que llegó con dos seminarista y las Hermanas le dieron hospedaje en el Ninare.

En otro momento tuvimos la visita de Melvy, amiga de la Compañía, es una persona muy entregada a su profesión.  La noche anterior a mi partida llegó la Madre Cándida de la Congregación de Lauritas,  se quedó hospedada en nuestra casa.

Visitamos a varias familias vecinas a la espalda del Colegio Interetnico, las familias Musolini, Aranguanasa y otras.

                                         

                                        Visitando Familias con la Hna. Angelica


El comienzo no fue fácil para mi, fue dejar todas mis comodidades, mi hogar, mi familia, mis amigas y amigos. Y también acostarme temprano, al principio fue difícil pero después me acostumbré y me decía todo lo puedo en Aquel que me conforta.  No teníamos luz todo el día, venía a veces a las 5:00 p.m. o a veces ya no teníamos luz hasta el día siguiente. 

En varias oportunidades fuimos a las veladas que realizan las familias del lugar en honor al Señor de los Milagros, eso lo hacen solo en el mes de octubre.  Velan al Señor durante toda la noche. También asistimos a la Procesión del Señor de los Milagros que lo sacan los días domingos después de Misa de 7:00 pm.
                              












                                            

Veladas en honor al Señor de los Milagros


Saliendo el Señor de los Milagros de la Parroquia de San Lorenzo


Mi experiencia como laica de la Compañía Misionera Sagrado Corazón de Jesús, ha sido muy  enriquecedora para mi vida. He encontrado a Dios en la naturaleza, en el canto del gallo,  en la gente de ese lugar tan alejado de Lima y olvidado, en el sonido de las aguas del Rio Marañón y las embarcaciones que se deslizaban por el, en el sol que quema y da vida, en el ruido que hacen las avionetas al pasar.  Ver toda esa creación hecha por nuestro Padre Dios.

Me tocaron días de tormenta. Comienza con un viento muy fuerte que parece que van a arrancar los arboles de raíz, luego se oscurece todo y no se ve el Rio Marañón, ni la selva de enfrente. Cuando empieza la lluvia se va esclareciendo todo y comienzan los truenos, rayos, relámpagos.  La lluvia puede durar todo el día o toda la noche o algunas horas. Pero el olor a tierra mojada, escuchar el ruido de la selva, de sus insectos es muy hermoso.  Desde el comedor tiene una vista preciosa, se ve pasar las embarcaciones, los pasajeros cubiertos con plástico y el que maneja la lancha sin protección alguna y a pesar de la tormenta ellos siguen trabajando. Son hombres fuertes y rudos que soportan tanto el calor como la lluvia. 


Las puestas de sol son una maravilla, un hermoso regalo de Dios.     


La experiencia para mi ha sido y será inolvidable. Sentía una felicidad tan grande que me  llenaba toda y una plenitud que no se compara con todas las comodidades que tengo en mi vida diaria. Me di cuenta que lo mas importante es entregarse a Dios, despojarse de todo. Entender esa otra cultura tan diferente a la mía.

Esta experiencia me hizo vibrar el corazón ver ese hambre de Dios que hay en cada persona que conocí. Es un verdadero lugar de misión, donde hay mucho que hacer, donde hay mucho hambre de la palabra de Dios, donde la gente es pobre pero de una gran riqueza de corazón. Son tan sencillos, tan humanos y de un corazón limpio.

Puedo decir con certeza que mi vida ya no será la de antes. He aprendido a valorar mas a mi familia, mis amigas y amigos.  Dar gracias a Dios por los grandes regalos que El me ha dado en mi vida. Donde el contacto con la gente es enriquecedor porque te dan amor, cariño, amistad desinteresada.

Esta experiencia me ha llenado mi corazón, ese compartir con las Hermanas Sylvia y Angélica: la oración, los alimentos y cada una de ellas contar su experiencia  desde sus inicios de su vida religiosa como Misioneras de la Compañía. Fue un compartir muy lindo. 

Realmente me voy llena del amor de Dios.  Días de paz y tranquilidad y ver la preocupación de cada una de ellas por preparar a la gente en el amor a Dios.  Es hermoso ver su entrega, su amor, su amistad, sus delicadezas. 
  
Cada momento vivido aquí en San Lorenzo ha sido de entrega a Cristo Jesús, ya que solo El nos puede dar la fuerza necesaria para estar alejadas de toda comodidad, lejos de la familia, solo pensando en dar la vida por los demás, por los mas necesitados.

He sentido arder mi corazón del amor de Dios. No me cansaba de dar gracias a Dios de haber sido bendecida por El por todo lo que me ha dado en la vida: padres, hermanos, hermana, abuel@s, ti@s, prim@s, sobrin@s, amigas y amigos y a la Compañía Misionera del Sagrado Corazón de Jesús. 

Fueron días maravillosos de vivencia continua del amor de Dios.

En todo amar y servir.

DELIA CARMEN DOOR JIMENO
LAICA DE LA COMPAÑ IA MISIONERA
SAGRADO CORAZON DE JESUS





OCTUBRE 2017